Prosperar

¿Qué es Thrive?

Thrive supports children with their emotional health, well being and social skills, all of which are needed to enable learning to take place. Children cannot always put their needs into words, but the way children behave can tell us a lot about how they are feeling. For some children there may be an obvious reason why they need extra support. This might be due to bereavement, family break down or an identified medical condition such as ADHD. For others, there may not be any obvious trigger as to why they are finding some aspects of school and/or home life difficult.

Thrive 2.jpg
Thrive 3.jpg

The Thrive Approach draws on the latest research from current neuroscience, recent attachment research, current studies of effective learning and current models of child development, in order to help us to understand the needs being signalled by children's behaviour. Working with parents and class teachers, our Thrive practitioners carry out assessments of identified children's social, emotional and behavioural needs which help us to build an Action Plan of targeted strategies and activities to help children re-engage with learning and life.

The Thrive approach is based on growing evidence that the brain develops through personal and social interaction. The relationships that we have with significant adults is fundamental to who we grow up to be. Our brain is built through trillions of brain-cell connections made by sight, sound, smell, touch and movement. Positive experiences enhance brain connections, and sustained negative experiences can restrict them. Through simple, repeated activities over time, within a safe and caring environment, Thrive aims to compensate for interruptions in emotional development, when they affect a child's ability to enjoy life and learn.

A Thrive assessment helps us to identify emotional developmental needs as early as possible, in order to support and meet those needs on an individual basis. As well as offering new ways of dealing with challenging behaviour, Thrive also offers both teaching staff and parents useful approaches to working with and helping any child who is experiencing emotional  upheaval, whether short or long term. This is not a quick-fix; it  takes time and commitment to see results. However, from research it is clear that early intervention to support children's needs is the most effective approach to preventing issues  becoming more problematic in later life.

A Thrive Action Plan is a plan of activities tailored to support a child's identified social and emotional learning targets. The activities are one-to-one and small group play and arts-based activities designed to help the child feel better about themselves; become more resilient and resourceful; form trusting, rewarding relationships; be compassionate and empathetic; and/or  be able to overcome difficulties and setbacks.


Activities might include playing in the sand, cooking, painting, model making, exploring difficult situations through role-play or comic strips, playing strategy games or projects focusing on the child's own interests. Action Plans are shared with parents who are encouraged to do some of the activities at home with their child. Action Plans are reviewed regularly to monitor the progress children have made.

Thrive 4.jpg

Thrive apoya a los niños con su salud emocional, bienestar y habilidades sociales, todos los cuales son necesarios para permitir que se lleve a cabo el aprendizaje. Los niños no siempre pueden expresar sus necesidades con palabras, pero la forma en que se comportan puede decirnos mucho sobre cómo se sienten. Para algunos niños, puede haber una razón obvia por la que necesitan apoyo adicional. Esto puede deberse al duelo, la ruptura familiar o una afección médica identificada como el TDAH. Para otros, es posible que no exista ningún desencadenante obvio de por qué les resulta difícil algunos aspectos de la vida escolar y / o familiar.

El enfoque Thrive se basa en las últimas investigaciones de la neurociencia actual, la investigación reciente del apego, los estudios actuales de aprendizaje efectivo y los modelos actuales de desarrollo infantil, para ayudarnos a comprender las necesidades señaladas por el comportamiento de los niños. Trabajando con padres y maestros de clase, nuestros profesionales de Thrive llevan a cabo evaluaciones de las necesidades sociales, emocionales y conductuales de los niños identificados, lo que nos ayuda a construir un plan de acción de estrategias y actividades específicas para ayudar a los niños a volver a participar en el aprendizaje y la vida.

El enfoque Thrive se basa en la creciente evidencia de que el cerebro se desarrolla a través de la interacción personal y social. Las relaciones que tenemos con adultos importantes son fundamentales para lo que llegamos a ser. Nuestro cerebro se construye a través de billones de conexiones entre células cerebrales hechas por la vista, el oído, el olfato, el tacto y el movimiento. Las experiencias positivas mejoran las conexiones cerebrales y las experiencias negativas sostenidas pueden restringirlas. A través de actividades simples y repetidas a lo largo del tiempo, dentro de un entorno seguro y afectuoso, Thrive tiene como objetivo compensar las interrupciones en el desarrollo emocional, cuando afectan la capacidad de un niño para disfrutar de la vida y aprender.

Una evaluación de Thrive nos ayuda a identificar las necesidades de desarrollo emocional lo antes posible, con el fin de apoyar y satisfacer esas necesidades de forma individual. Además de ofrecer nuevas formas de lidiar con el comportamiento desafiante, Thrive también ofrece al personal docente y a los padres enfoques útiles para trabajar y ayudar a cualquier niño que esté experimentando trastornos emocionales, ya sea a corto o largo plazo. Esto no es un arreglo rápido; se necesita tiempo y compromiso para ver resultados. Sin embargo, a partir de la investigación, queda claro que la intervención temprana para apoyar las necesidades de los niños es el enfoque más eficaz para prevenir que los problemas se vuelvan más problemáticos en la edad adulta.

Un plan de acción Thrive es un plan de actividades diseñado para apoyar los objetivos de aprendizaje social y emocional identificados de un niño. Las actividades son juegos individuales y en grupos pequeños y actividades basadas en las artes diseñadas para ayudar al niño a sentirse mejor consigo mismo; volverse más resiliente e ingenioso; formar relaciones de confianza y gratificantes; sea ​​compasivo y empático; y / o ser capaz de superar dificultades y contratiempos.


Las actividades pueden incluir jugar en la arena, cocinar, pintar, hacer modelos, explorar situaciones difíciles a través de juegos de roles o tiras cómicas, jugar juegos de estrategia o proyectos que se centren en los propios intereses del niño. Los planes de acción se comparten con los padres a quienes se les anima a realizar algunas de las actividades en casa con sus hijos. Los planes de acción se revisan con regularidad para monitorear el progreso que han logrado los niños.

Si desea obtener más información sobre The Thrive Approach, visite: www.thethriveapproach.co.uk


Como escuela, estamos usando Thrive para apoyar a los niños con su salud emocional, bienestar y habilidades sociales, todo lo cual es necesario para que el aprendizaje tenga lugar.

El enfoque Thrive comienza con una evaluación computarizada para toda la clase, donde los maestros responden una serie de preguntas sobre cada niño de la clase. Luego, el programa de computadora identifica a los niños que se beneficiarían de una evaluación más detallada, que a su vez sugiere ideas, actividades y estrategias para apoyar al niño en particular.

Creemos que este enfoque puede ser de gran beneficio para todos nuestros niños y, por lo tanto, al ingresar a la escuela, les pedimos a todos los padres y cuidadores permiso para realizar un Thrive Screening en su hijo. Por supuesto, le informaremos de cualquier inquietud que revele la evaluación y se lo consultará e involucrará en todas las actividades de seguimiento.

A veces puede ser útil compartir los resultados con otras agencias, por ejemplo, nuestro psicólogo educativo o asesor de comportamiento, por lo que también le pedimos su permiso.

Contamos con dos miembros capacitados del personal para apoyar la implementación de este enfoque en nuestras escuelas. Sin embargo, todo el personal ha recibido capacitación para respaldar la ejecución del Programa Thrive.